Seleccionar página

Las pérgolas de madera son una de las estructuras más utilizadas en jardines y terrazas para protegerse de los intensos rayos del sol.

Proporcionan un agradable espacio de sombra en el que podrás disfrutar, por ejemplo, con la lectura de un buen libro o de una reparadora siesta durante un caluroso día de verano. Además, si colocas bajo su techo unos muebles de salón, tu pérgola de madera se convertirá en un magnífico espacio de reunión informal.

Integrar en tu casa una pérgola de madera no te supondrá ningún problema ya que la madera combina perfectamente con otros materiales de construcción, como el hormigón, la piedra o el metal. Instalar una de estas pérgolas aportará una gran belleza a tu hogar.

 

FOTOS DE PÉRGOLAS DE MADERA

 

A continuación puedes ver varias fotos de pérgolas de madera, en ellas se refleja su carácter atemporal y la facilidad que tienen para combinar con cualquier estilo decorativo y arquitectónico.

Foto pérgola de madera

La lluvia no supondrá ningún problema para las pérgolas totalmente cubiertas.

Cubierta de madera

Si además, el suelo también es de madera te sentirás en un maravilloso y cálido entorno.

Madera laminada

Una cubierta de lona es realmente práctica, pues se trata de una solución intermedia ya que podrás cerrarla o abrirla según las necesidades de cada momento.

Pérgola de madera

 

LAS MEJORES MADERAS PARA PÉRGOLAS

 

Existen diferentes maderas para pérgolas, la elección de un tipo u otro será una decisión de gran importancia, ya que afectará a su aspecto y vida útil.

A continuación vamos a detallar las características más importantes que se deben tener en consideración para elegir la mejor madera.

Básicamente existen dos tipos de maderas, las macizas y las laminadas. Las maderas más recomendadas para pérgolas son las laminadas porque son un producto tecnológico ideal para la construcción de estructuras.

Antes de que existieran las maderas laminadas se utilizaban las macizas para la construcción de pérgolas. Esta maderas son de una sola pieza y actualmente se suelen utilizar en pérgolas de aspecto rústico o colonial, ya que por sus características naturales podrían aparecer grietas o fisuras que no afectaran a su resistencia pero pueden resultar atractivas desde un punto de vista estético.

Dicho esto, vamos a explicar por qué la laminada es la mejor madera para pérgolas. Las maderas laminadas están fabricadas con tablones principalmente de pino o abeto nórdicos. Estos tablones son limpiados, es decir se les quitan las bolsas de resina, nudos o cualquier otro tipo de defecto, con el objetivo de eliminar los puntos débiles.

A continuación, los tablones se someten a un proceso de secado técnico para obtener un grado de humedad lo más cercano al que exista cuando estén colocados. Con este secado se evita que las maderas se tuerzan y se deformen y además se minimiza la aparición de pequeñas grietas. La madera maciza sí que se llega a deformar debido a la humedad y cambios de temperatura, además el agua puede penetrar a través de las grietas que se le formen, acentuando esta deformación.

Una vez secados los tablones, se cepillan y se encolan entre sí. Todo este proceso de fabricación da como resultado unas maderas que no se retuercen con el paso del tiempo y que tienen una mayor resistencia y rigidez.

Madera para pérgolas

Por último se someten a la aplicación de un producto químico llamado Lasur, antiguamente se usaba el barniz pero el Lasur es un protector de la madera con base al agua y la base del barniz es el disolvente. Con el Lasur se recubre la madera impregnándola y dejando sus poros abiertos, de esta manera se puede regular la humedad y se facilita su salida.

Como la madera es un material poroso, tiene una gran capacidad de absorción del Lasur y esto hace que proteja la madera en profundidad. Además las resinas de Lasur son flexibles y se adaptan sin ningún problema a las variaciones dimensionales de la madera.

Los tratamientos con Lasur son los más apropiados para las maderas que se utilizan en exteriores. Con este producto se consigue un acabado totalmente natural, respetando las vetas de la madera. Existen acabados para todos los gustos, brillantes, satinados y mates y por supuesto diferentes colores.

Además de sus cualidades técnicas también resultan muy atractivas para el diseño de espacios y combinan excelentemente con otros materiales como la piedra, el hormigón, el cristal o el acero. Las maderas laminadas son un producto natural que aporta unos efectos muy positivos en el clima del ambiente.